El método más utilizado es el uso de un manguito y un estetoscopio. El principio es simple: el médico usa un manguito para comprimir la arteria en el brazo. La medida obtenida es el resultado de la contrapresión registrado al aplastar esta arteria con la presión del brazalete.