El lavavajillas es esencial y se está convirtiendo cada vez más en una parte esencial de todos los hogares. Ya sea en una familia numerosa o para una persona que vive sola, este aparato se ha vuelto indispensable. En la elección de su lavavajillas, se deben tener en cuenta varios criterios. Hay varios tipos dependiendo de su instalación. Puedes elegir entre un modelo independiente o autónomo, una cámara incorporada o integrada. Siendo el más común, el modelo independiente parece ser el más práctico. Fácil de mover e instalar, estos lavavajillas se adaptan a cualquier disposición de la cocina. Las versiones incorporadas están diseñadas para cocinas que ya están equipadas. Antes de elegir este tipo de aparato, es necesario tomar medidas exactas, y es posible que prefiera modelos que puedan integrarse, que son más discretos. Se pueden esconder fácilmente detrás de una de las puertas de la cocina para mezclarse con la decoración. La seguridad es también un criterio esencial. Un lavavajillas suele estar equipado con un sistema de protección contra el desbordamiento. Esto consiste en activar un drenaje en caso de una entrada continua de agua y puede completarse con un flotador en el fondo del tanque para detectar el nivel de agua. En términos de seguridad, el sistema aquastop combate el riesgo de inundación cortando el agua cuando se detecta una fuga en la tubería. Se recomienda que los hogares con niños tomen un modelo de resistencia a los niños. Los elementos que no deben descuidarse al comprar son el nivel de ruido, el tipo de depósito y el consumo de energía del sistema. De hecho, los tres modelos que presentaremos a continuación combinan el rendimiento que muchos consumidores buscan. En nuestra comparación de productos, los consumidores están encantados con su rendimiento.