Para la esterilización de los biberones en frío, los biberones, anillos y tetinas deben sumergirse durante 30 minutos en un tanque de agua lleno de 4 a 6 litros de agua y una o dos tabletas de esterilización. El principio: un proceso químico basado en el hipoclorito de sodio, (por lo tanto, la lejía) seguro para los niños. Sus ventajas: No hay riesgo de quemaduras La bandeja puede contener hasta 8 botellas y accesorios. Una vez esterilizada, la solución permanece activa durante 24 horas y los frascos pueden dejarse en “remojo” mientras se espera a utilizarlos, por lo que permanecen perfectamente estériles. Las pastillas no son muy caras y pueden encontrarse en todas partes, incluso en los supermercados. Muy práctico para esterilizar juguetes pequeños y anillos de dentición que no pueden ser esterilizados por calor, pero tienen la desventaja de que la esterilización toma más tiempo. Las pastillas dan un olor a lejía que puede molestarte si eres sensible a ella. Su coste: unos 25 euros por la bandeja y 5,90 euros por la caja de 50 mini pastillas desinfectantes: Al bebé no le molesta en absoluto el olor a lejía (a veces lo hacen los padres).